Ciberbullying o ciberacoso

 ¿Qué es el ciberbullying? ¿Quién lo sufre?¿ Cómo podemos prevenir y poner fin al acoso digital?

 

El ciberbullying o acoso por Internet es un tipo de comportamiento agresivo producido a través de dispositivos tecnológicos entre niños en edad escolar o adolescentes.

ciberbullyingEl comportamiento se repite o tiende a repetirse en el tiempo, ocurre a través de la tecnología electrónica (Smartphone, pc’s, tablets, etc), en medios de comunicación como redes sociales, chats, foros, mediante sms, emails, vertiendo rumores, emails desagradables, imágenes, perfiles falsos, difundiendo intimidades, etc..

El acoso por Internet puede suceder las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y afectar al menor incluso cuando se encuentra solo.
Los mensajes e imágenes utilizados en situaciones de acoso por Internet pueden publicarse de forma anónima y distribuirse rápidamente a una gran audiencia.

El ciberacoso o ciberbullying puede producir en el menor: depresión, ansiedad, aumento de sentimientos de tristeza y soledad, cambios en los patrones alimentarios y de sueño, y pérdida de interés en las actividades que solían disfrutar, malestares, disminución rendimiento escolar, rendimiento de participación, faltas de asistencia a clase –incluso abandono-etc., y en casos extremos llegando al suicidio.

 

El ciberbullying:

  • Existe un desequilibrio de poder: los niños que acosan usan su poder (como la fuerza física, el acceso a información desagradable o la popularidad) para controlar o dañar a otros. El desequilibrio de poder puede cambiar con el transcurso del tiempo y en diferentes situaciones, incluso si se involucra a las mismas personas.
  • Se repite en el tiempo: los comportamientos acosadores suceden más de una vez, o bien tienen el potencial de producirse más de una vez.


El acoso digital o ciberbullying en colegios incluye acciones como amenazas, rumores, ataques digitales y la exclusión de alguien de un grupo de manera intencional.
Los agresores pueden colgar imágenes comprometidas en Internet, enviar mensajes amenazantes por e-mail o SMS, crear perfiles falsos con el nombre de la víctima, dejar comentarios ofensivos en foros o chats, usurpar claves de correo electrónico…